Relajación en el autocuidado una bomba peligrosa que detona el Covid-19

Relajación en el  autocuidado es  una bomba peligrosa que detona el Covid-19, en momentos que luego de pasar por un aislamiento selectivo y de hacer una apertura gradual de estabelecimientos para la  reactivación de la economía, muchos olvidan que en países europeos que vivieron picos altos luego de levantar las medidas restrictivas de nuevo  están viendo elevar las cifras de contagio.

Imagen superior. Personas en cancha del Corregimiento de Chambimbal,ubicado al lado de la doble calzada Buga -Tuluá en proximidades del municipio de San Pedro.

Situación de relajación  que  debiera generar alarma  pues   un país  como Colombia  no tiene los recursos ni las condiciones de  países mucho más desarrollados que  ahora viviendo situaciones  de preocupación   por la nueva propagación del virus, prensando en volver a establecer los cierres.

Es así como nuevamente   parques, canchas y centros de recreación colmados de personas con escaso distanciamiento y algunos sin elementos de protección, llevan a pensar que todo paso y no hay ya ningún riesgo, sin embargo, lo que parece desconocer la mayoría es que mientras cada persona disfrute apaciblemente, en su entorno puede haber muchos asintomáticos que en cualquier momento pudieran generar el contagio, de no mantener la precauciones  y las medidas de autocuidado.

“Es así como nuevamente  parques, canchas y centros de recreación colmados de personas con escaso distanciamiento y algunos sin elementos de protección, llevan a pensar que todo paso y no hay ya ningún riesgo”.

Los hospitales y  sus  UCIS siguen recibiendo personas,  pero en la calle, y lugares públicos la gente sigue como si nada pasara, con un virus al que aún no se le tiene  en este país la contra para contrarrestarlo totalmente.

De otro lado los gobernantes municipales en  cada localidad  al parecer han olvidado que toda la fuerza que se hizo en los primeros meses puede quedar en nada si a través de unas  campañas  intensas de prevención, con una publicidad bien dirigida, se  consiga  que las comunidades no bajen la guardia y sigan con disposición de cuidarse.

De otro  lado los comunicadores son importantes y no solamente a la hora de dar a conocer las obras que catapultan la imagen del funcionario y justifican su gestión, sino también en el momento de ser tenidos en cuenta como eficaces divulgadores de unos mensajes de prevención que ellos están en la capacidad de promover masivamente con las comunidades.

Olvidando que cada comunicador cumple una misión social, muchas veces con un respaldo precario, pues en varias ocasiones los contratos  publicitarios jugosos terminan siendo para los grandes medios que no son precisamente los que acompañan  el día a día de cada municipio, incluidas las ruedas de prensa constantes para los que son convocados.

Pero  paradójicamente ahora, en los momentos de mayor dificultad para estos obreros de la comunicación, los gobiernos no tienen un presupuesto básico para apoyar el trabajo de los comunicadores locales independientes, invitándolos a que ellos  promuevan estas campañas  de autocuidado y prevención.

La reactivación eficaz de la economía y la salida de este túnel es posible en la medida que se tenga conciencia del autocuidado, siendo  cada persona  responsable con las medidas preventivas, de higiene, distanciamiento físico   y protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *