El porqué del día más largo del año cristiano  

El porqué del día más largo del año cristiano   25

El porqué del día más largo  del año cristiano  comienza con la celebración de la Resurrección de Jesucristo, siendo el centro de la fe de la cristiandad, motivo por el cual  la Iglesia Católica ha  establecido   una octava de Pascua (ocho días) para contemplar la Resurrección y un Tiempo Pascual  (cincuenta días) para seguir festejando la Resurrección de Jesús.

Imagen superior.Pintura ilustrativa de Jesucristo saliendo del sepulcro.

De esta forma  El Domingo de Resurrección o de Pascua, es la fiesta más importante para todos los católicos que se han preparado durante cuarenta días (tiempo de Cuaresma), ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere  pleno sentido el misterio de la Salvación para los cristianos, a tal punto que el apóstol Pablo afirma en una de sus cartas a  los  creyentes de la ciudad griega de Corinto o carta a los Corintios, que: “Si Jesucristo no hubiera resucitado vana seria la fe de los creyentes”. 1 Corintios 15:14.

Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo pascual, en el que  se recuerdan los episodios en donde  Jesús se manifestó de forma presencial  a los apóstoles, antes de subir a los cielos o Ascensión, que también se celebra.

Esta celebración antecede  a la fiesta de Pentecostés, o venida del Espíritu Santo,  momento en el que la predicación de los primeros apóstoles toma toda la fuerza  para decidirse a emprender el anuncio  del mensaje de Cristo  por  el territorio Judío y los vastos  dominios del imperio Romano.

Cabe anotar como, antes de Pentecostés según el testimonio de la escritura bíblica en el Nuevo Testamento, los discípulos de Jesús era un grupo de personas llenas de temores y con varias incertidumbres respecto a los hechos que habían acontecido, sin embargo, luego de Pentecostés se muestran como  hombres decididos, valientes  y con una fuerza interior descomunal,  dispuestos a dar su vida por Jesucristo y el anuncio del evangelio.

Datos interesantes

Hasta la reforma litúrgica de la Semana Santa adelantada  por el papa Pío XII (encargada en 1955 a Monseñor Annibal Bugnini) se llamaba al  Sábado Santo como Sábado de Gloria, pues la celebración de la Resurrección (la Vigilia Pascual) tenía lugar  en la mañana del sábado, debido a la norma del ayuno preparatorio a la Comunión sacramental desde la medianoche precedente.  Lo anterior se hacía debido a que se consideraba  que el Viernes Santo había sido día de ayuno y era excesivo prolongarlo un día más casi completo.

La Vigilia en la noche

Se llama Vigilia en cuanto hay una relación con la actitud de vigilar que siempre aconseja Jesús en su mensaje, en donde siempre llama a la vigilancia y a estar despiertos, no solamente en el sentido estricto de la palabra, sino viéndolo como una actitud de contemplación, interiorización, meditación y estado de consciencia.

En 1951 Pío XII permitió, mediante el decreto “Dominicae Resurrectionis” de 9 de febrero (Vid. AAS 43 (1951), pp. 128-129), que la vigilia se realizase de noche, lo que fue obligatorio tras el decreto “Maxima Redemptionis” de 16 de noviembre de 1955 (Vid. AAS 47 (1955), pp. 838-841).

Desde entonces dicha Vigilia se celebra  en horas de la noche, quedando  el Sábado Santo para los católicos como un día de espera, expectante por la gran celebración que tendrá lugar unas horas más tarde.

Esto se vio facilitado también por la reforma al ayuno preparatorio a tres horas antes de comulgar. El Concilio Vaticano II actualmente tiene fijado el ayuno en una hora antes de la comunión.

Sin embargo cabe anotar que  las celebraciones litúrgicas en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, debido a que a  la Iglesia católica le corresponden las horas de la mañana para sus oficios, la Vigilia Pascual sigue realizándose el sábado por la mañana en dicho lugar.

Como no puede celebrarse ningún rito oficial durante el día, se suelen predicar retiros espirituales, y en muchos lugares también los sacerdotes durante el día atienden confesiones. También es costumbre en algunos templos el rezo de la Liturgia de las Horas por parte de los clérigos con participación de fieles seglares.

Iglesia ortodoxa

El Gran Sábado conmemorando el descanso de Cristo en el sepulcro.

En la Iglesia ortodoxa el día es denominado también Gran Sábado conmemorando el descanso de Cristo en el sepulcro, su descenso a los infiernos y su entrada en el Paraíso. Se realiza una víspera de la celebración litúrgica de San Basilio el Grande. Todos meditan y están en silencio.

Iglesia anglicana

El rito en la Iglesia anglicana es semejante a la católica con la particularidad que el altar se cubre con un manto negro.

Marco Antonio Reyes
Marco Antonio Reyes es el editor de la Revista Imagen De Los Vallecaucanos Región Pacífico y de su portal en internet, periodista con una formación académica en el área de la educación, de las humanidades y una preparación en el campo de la comunicación humana aplicada en los medios de comunicación, ha desarrollado en varios años un laboratorio experiencial por medio de un trabajo continuado con diferentes comunidades y grupos sociales en Colombia, logrando obtener un patrón metodológico altamente efectivo en procesos organizacionales,cumpliendo con el objetivo de crear puentes comunicantes a partir del ejercicio informativo.