Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty

Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty 13

Salvando el campo con la educación El testimonio de Hugo Insuasty .ITA una apuesta para renacer. Crónica 

Tierras que otrora fueron productivas, dejadas en el abandono o vendidas por muy poco, con el desarraigo de familias enteras por factores como la violencia y la falta de apoyo con garantías para que su labor en el campo sea productiva, hace cada vez  menos atractivo para los jóvenes pensar en volver su mirada al lugar en donde se encuentra la despensa de alimentos y recursos naturales que le aseguran la supervivencia a las presentes y venideras generaciones.

Imagen superior. Profesor Hugo Insuasty.  

Esto es algo que desde su infancia en su nativa población nariñense   de Yacuanquer, tuvo muy claro Hugo Insuasty, un hombre que ha dedicado gran parte de su vida a educar sobre el campo, desde cuando llegó hace 40 años a la institución Educativa Agrícola ITA de Guadalajara de Buga.

Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty 16
El Profesor Hugo Insuasty en los talleres, junto a uno de los dos tractores con los que cuenta la institución.

En esta ocasión la entrevista con el profesor Insuasty, egresado de la Universidad de Nariño, tuvo algo inusual, pues el salón de clase de tablero y pupitre fue suplantado y,  tocó meterse entre la tierra fangosa que dejan las inclementes lluvias, para descubrir lo que muchos desconocen se realiza en una institución educativa que le ha hecho una apuesta a educar para  que en las  comunidades sigan existiendo  seres humanos dispuestos a hacer del campo la reserva alimentaria, de agua y oxígeno, que asegure la vida.

Desafortunadamente pocos son conscientes de este desafío y tal vez esto ha hecho que de las 70 hectáreas con que arrancó la institución, por decisiones políticas, a través del tiempo, se le haya quitado la tercera parte, quedando en la actualidad con alrededor de 25 hectáreas.

Algo lamentable, que según el profesor Insuasty, hace pensar en el desconocimiento de la importancia que tiene la labor que se cumple en esta institución.

Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty 17
El profesor Hugo Insuasty coordinador de la modalidad de Ciencias Agropecuarias de la Institución Educativa Agrícola ITA de Guadalajara de Buga junto a Carlos Alberto Espinosa, jefe de mecánica.

Pero, la idea es conocer lo que aquí pasa y es así que ingresamos a un lote con uno de los tractores trabajando, aquí nos encontramos con Carlos Alberto Espinosa, jefe de mecánica, allí continuamos el diálogo hablando de lo que aquí se hace, que es mucho más de lo que se pueda pensar  alcance a realizarse con un exiguo presupuesto anual que llega de recursos de la nación, porque por los lados del municipio es poco lo que se ha podido conseguir, a sabiendas de la cantidad de proyectos productivos de cultivos y cría de especies, relacionados con la transformación de materias primas para formar en la  producción de alimentos y suscitar emprendimientos.

Después de escuchar esto, muchos esperarían desanimarse, pero, por el contrario, el temple de este nariñense coordinador de esta modalidad, ha conseguido que las ganas de continuar con esta misión. lo haga pensar en proyectos visionarios, entre los que están el de plantas medicinales, para que las familias puedan tener una botica en su casa y el de huertas, para que cada estudiante de alguna forma, replique este modelo   en los patios de sus casas, produciendo comida y generando recursos.

Seguimos nuestro recorrido por los talleres del ITA, allí hay maquinaria como una cosechadora con un tiempo de utilidad de más de 20 años y una infraestructura,  con un vivero y galpones para pollos de engorde, que la  pandemia  afectó, esperando que  con la vuelta a la normalidad se obtenga el interés y apoyo de los entes estatales para darle viabilidad a una serie de iniciativas, teniendo entre los haberes  material y equipo que requiere de la urgencia de recursos para su recuperación, anotando como aquí mismo se llegaban a diseñar los mismos equipos para las labores  agrícolas.

Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty 18
En medio Jairo Caldas,en el extremo derecho Olimpo González acompañados de aprendices de la ebanistería, varios de ellos profesionales egresados de la institución.

En el taller de ebanistería, en donde se realizan todos los trabajos de madera y mobiliario para la institución, dirigido por  Jairo Caldas, nos encontramos con la grata sorpresa de un grupo de adultos profesionales pensionados, varios egresados del ITA de la ciudad de Buga y venidos de otros municipios, algunos con hijos y nietos estudiantes de la institución, que en su tiempo disponible aprenden el arte de la madera para elaboración de muebles de hogar, con la instrucción de Olimpo González Arias.

Pero el recorrido no termina aquí, y pasando la cerca con nuestro guía, divisamos un terreno sembrado de árboles frutales, en donde nos detuvimos a probar las mandarinas, cuya dulzura nos dio un claro testimonio de la calidad con la que los estudiantes trabajan estos cultivos de frutas, así con su néctar en nuestros labios y sin dejar de escuchar el apasionado relato, vimos que caía algo pesado de lo alto.

Fijando nuestra mirada en el objeto, nos sorprendimos de nuevo al ver sobre el tapete verde una toronja inmensa.

¿Injerto?, le pregunto al profesor.

“De ninguna manera”, me responde, “así es la calidad de las frutas que aquí se dan”, agregando que, “dentro de la instrucción se desarrolla con los estudiantes el proceso para la transformación en otros subproductos”.

Se iría todo el día y hasta caería la noche sin terminar de hablar en aquel campo, en donde se entiende el porqué del gusto de cada estudiante por aprender las lecciones del profesor insuasty, en el mejor salón de estudio, viendo, tocando sintiendo y aprendiendo con  la naturaleza viva.

Salvando el campo con la educación. El testimonio de Hugo Insuasty 19

Por supuesto que, solo quien siente pasión por lo que hace puede  contagiar y, es lo que acontece con un educador que lleva el campo, la agricultura y el amor por la naturaleza en sus venas, contándonos  sin ufanarse, que, el origen de los INEM, sistema de educación diversificada, con el que nació el ITA en Colombia, fue el producto de una investigación realizada por su primo Luis Delfín Insuasty, cuando trabajaba con la UNESCO en París, dentro de los programas de educación, siendo el creador de los INEM en el país, “por este motivo el INEM de la ciudad de Pasto lleva su nombre”, nos cuenta.

De allí, que, según él, hacer parte del ITA durante cuatro décadas, es un orgullo, por el inmenso valor que tiene esta institución, con la gratitud guardada hacia el Especialista Jorge Eliécer Sánchez Daza, de acuerdo a sus palabras, “uno de los rectores que más ha trabajado para devolverle la esencia a la Institución Educativa Agrícola ITA de Guadalajara de Buga”.

Lo que si queda claro es que sin campo no hay como sobrevivir, ya que ni el asfalto, ni los billetes se pueden digerir en el aparato digestivo humano. De allí que el ITA se convierta en una apuesta para hacer renacer el campo con la educación.

 

 

Marco Antonio Reyes
Marco Antonio Reyes es el editor de la Revista Imagen De Los Vallecaucanos Región Pacífico y de su portal en internet, periodista con una formación académica en el área de la educación, de las humanidades y una preparación en el campo de la comunicación humana aplicada en los medios de comunicación, ha desarrollado en varios años un laboratorio experiencial por medio de un trabajo continuado con diferentes comunidades y grupos sociales en Colombia, logrando obtener un patrón metodológico altamente efectivo en procesos organizacionales,cumpliendo con el objetivo de crear puentes comunicantes a partir del ejercicio informativo.