Día Internacional de la Mujer¿Por qué se celebra el 8 de marzo?

Día Internacional  de la Mujer¿Por qué se celebra el 8 de marzo?, es la pregunta que se hacen muchos y la respuesta se encuentra en la historia que nos remite  a un 8 de marzo del año de 1908  cuando en la fábrica Cotton en Nueva York, 129 mujeres murieron luego de  un incendio, tras declarase en huelga en su lugar de trabajo.

La protesta se motivaba en la búsqueda de una reducción de jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades y las malas condiciones de trabajo que padecían.

El dueño de la fábrica ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran y abandonaran el lugar.

Pero esta medida tuvo un final trágico, pues las trabajadoras  se encontraban en el interior de la fábrica cuando se produjo el incendio.

Ese mismo año, el 3 de mayo, se realizó un acto por el día de la mujer en Chicago, preámbulo para que el 28 de febrero de 1909, en Nueva York, se conmemore por primera vez el “Día Nacional de la Mujer”.

Estos episodios que conmovieron la opinión pública dieron lugar a que el año  de  1910, se desarrollara la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en la capital danesa, Copenhague y que tuvo como tema  principal  el derecho al voto universal para todas las mujeres.

De esta forma  por moción Clara Zetkin, activista y defensora de los derechos de las mujeres, proclamó oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a las mujeres caídas en la huelga de 1908.

Ya en el año de 1977 en 1977, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó oficialmente el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer.

Luego, en 2011, se celebró el centenario de la celebración, con la premisa de Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU mujeres).

El espíritu de la celebración estuvo inicialmente encausado a propender por los derechos de las mujeres trabajadoras y a la igualdad de participación de la mujer en los  procesos electorales dentro de los  países democráticos.

Sin embargo un ala radical ha intentado levantar la bandera de un feminismo a ultranza, cayendo en actitudes que pueden ser consideradas  en contra del papel del hombre en la sociedad.

Algo que ha sido también cuestionado y visto de parte de ciertos sectores más moderados  como una forma de debilitar el rol del hombre, exaltando de forma agresiva  la condición de la mujer, con un feminismo que en el extremo entra a favorecer  ciertas tendencias de orientación hacia el mismo sexo.