¿Cómo vencer al Coronavirus?

Como vencer al Coronavirus es una de las preguntas que se hacen en todo el mundo frente a la pandemia que tiene  al planeta  contra la pared en pleno siglo 21 con los grandes avances de la tecnología, que se han quedado cortos ante la expansión de una enfermedad que ha postrado los sistemas de salud internacionales, incluyendo países considerados del primer piso en capitales mundiales como Nueva  York.

Imagen superior tomada de As.com

La respuesta a la anterior pregunta de como derrotar este virus que parece anunciado en  las profecías apocalípticas de los últimos tiempos de la humanidad, tampoco parece tener consistencia en la primera entidad de las Naciones Unidas que vela por la salud como lo es la Organización Mundial de la Salud OMS, ente cuyas fórmulas que multiplican los organismos de salud de los diferentes estados,  hablan preferentemente   de medidas externas, lavado de manos, desinfección de espacios, aislamiento y de todo lo referido a evitar estar cerca del virus cuando algún infectado por un acto involuntario arroje algunas partículas de saliva  al aire .

 

“Fortalecer el sistema inmunológico para evitar que penetre cualquier virus, incluyendo el Covid 19, debería ser el primer paso para inmunizar a las personas sanas y por otro lado acelerar el proceso de recuperación de los infectados”.

Pero de todas estas repetidas medidas que buscan aislar  a los seres humanos confinándolos en sus casas por miedo al contagio previniendo la  propagación del virus, no aparece por ningún lado las recomendaciones sobre lo que se debe comer para fortalecer el sistema inmunológico, evitando que  el virus pueda ingresar al cuerpo y hacer estragos.

Fortalecer el sistema inmunológico para evitar que penetre cualquier virus, incluyendo el Covid 19, debería ser el primer paso para inmunizar a las personas sanas y por otro lado acelerar el proceso de recuperación de los infectados.

Algunos ven con gran escepticismo varios mensajes que circulan por la redes social en el internet sobre medicamentos  compuestos por sustancias naturales  extraídas de las plantas que tienen el poder de contrarrestar al virus, elevando las defensas de la personas, a tal punto que se ha  afirmado que brigadas médicas que trabajan en la contención del virus en la China han acudido  a la aplicación de un medicamento que ha tenido gran efecto  en la contención del virus y el cual dentro de su composición cuenta con elementos de fácil adquisición en cualquier mercado de la ciudad como lo es él té verde, el diente de león, el té de manzanilla y el ajo.

Charlatanería, para algunos y mera especulación para otros, pero en medio de esta crisis en  la que los sabios de la ciencia no encuentran aún respuesta oficial, es una luz de esperanza que se presenta a pesar que las grandes cadenas de medios informativos se nieguen a darle divulgación a esto y la información oficial que emana de la organización Mundial de la Salud no le de credibilidad.

El problema aquí es que mientras esto sucede a cada segundo hay un riesgo de contagio y expansión del virus, perdiendo la oportunidad de poderle salvar la vida a una persona, ante un drama mundial que registra el quebrantamiento de sociedades en  países como España en donde la  elevada demanda de enfermos por el virus ha agotado la capacidad de  respiradores, tomando el derecho de  escoger   a las personas más jóvenes y dejando a los adultos mayores con el menor chance.

La fe en Dios  y en la madre naturaleza que el creó y que por siglos ha dado el alimento y la curación a muchas comunidades olvidadas consideradas como “incivilizadas”, se convierten en la única esperanza para que una comunidad  médica y científica empiece a mirar más desde la humildad y la  simplicidad con un conocimiento menos arrogante y plegado a los intereses  que siguen viendo a la salud como un gran negocio  de  producción y venta  de   fármacos para enfermos antes que medicamentos y tratamientos más accesibles  para  prevenir la enfermedad y evitar que la gente se enferme.