Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 25

El Valle del Cauca  cumplió 111 años  como departamento cuando por decreto No. 340 del 16 de abril de 1910 se aprobó la creación del nuevo departamento, conformado por el departamento de Buga y Cali que existieron hasta el 1 de abril de ese año, para formar uno solo, con el nombre del Valle del Cauca, hecho que fue el fruto de la lucha incansable del médico, periodista y filántropo  bugueño Ignacio Palau Valenzuela, a través de  sus escritos en el periódico el Correo del Cauca y de su gestión, que le valió la persecución por quienes se resistían a ver desmembrado este territorio del Cauca y de su capital Popayán.

Imagen superior :Walter Balcázar López, Chuchú, en la entrada de su choza, casa museo.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 28
Retrato de  Ignacio Palau Valenzuela.

Sin embargo, el Valle del Cauca como  territorio geográfico  y cultural tiene más de 111 años que se descubren en las historias que narran lo que fue toda una región que se describe de manera magistral en la novela “María”, obra cumbre del romanticismo hispanoamericano del escritor vallecaucano Jorge Isaacs, un hombre que  en su época  fue incomprendido, sufriendo el desengaño  en su tierra.

Obra  que se inspira en  la hacienda el Paraíso, ubicada en el corregimiento de Santa Elena, municipio de  El Cerrito, en donde  se encuentra  la única  casa viva del conocimiento del Valle del Cauca en la Choza de Chuchú, Walter Balcázar López,  poeta y artista de esta tierra, que él aprendió a sentir como ninguno  con sus pies descalzos, que desnudó  hace tres décadas, “quitándose  un estorbo de cada pie”, como él afirma en uno de sus poemas,  para poder reinterpretar el universo  y su pueblo Santa Elena, enclavado en el corazón del paraíso vallecaucano.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 29
 El llamado de la campana.Chuchú tocando la campana.

La  campana era utilizada para llamar al trabajo,  a la comida y al descanso en las grandes casas de campo. Chuchú llama a iniciar el recorrido. Míticamente hay quienes asocian su toque como el medio para  armonizar el ambiente y alejar las vibraciones desfavorables.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 30
Biblioteca en la  Choza de Chuchú

Ya en el interior de la Choza de Chuchú, casa museo,  lo primero que nos encontramos es un hombre que transpira el amor por esta tierra cuando  nos invita a posar nuestra mirada en cada uno  de los   espacios que  ha creado y en donde se exponen varios elementos que él  ha recopilado con esfuerzo a través el tiempo,  como  es la biblioteca,recreada con una pintura alegórica  a la obra  María   con sus  protagonistas, sacando  de su repertorio datos inéditos.

Santa Elena  con más años

Según afirma, habría que hacer justicia con quienes fueron los  primeros fundadores de Santa Elena,  esclavos del padre de Jorge  Isaacs, George Henry Isaacs, judío inglés, dueño de la casa de la Sierra (lo que es la hacienda el Paraíso), quienes  al quedar libres ante la pérdida  de la hacienda(año de 1858), bajaron varios de ellos por el rio Amaine, liderados por Manuel  Santos Cabrera, uno de los  servidores de confianza de Isaacs, llegando  así a    la planicie en donde construyen las primeras  8 o 10 chagras, que son casas de barro.

Caserío al que le  colocan el nombre de  Santa Elena, en memoria de la  madre del  emperador Constantino, el primer emperador romano que  desaprobó poseer esclavos cristianos y  venderlos a no cristianos. De allí que Santa Elena  pueda reunir más de los 103 años que se le reconocen.

Nos recuerda también en su relato como  el primer párroco.  Francisco Antonio Campo celebró la primera misa  el 4 de marzo de 1906, convocando  a  familias como  los Ortega, Reyes, García, Jaramillo, Castro, Franco, y López entre otras, quienes al tener actividades productivas que les  generaban algunos  ingresos, se convierten en activos colaboradores de la construcción de la capilla, apareciendo en el acta de fundación como los fundadores. De allí que  se establezca formalmente esta, como  la fecha fundacional de Santa Elena.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 31
Exterior  Choza de Chuchú, casa museo, en el corregimiento de Santa Elena-El Cerrito-Valle del Cauca.

Barbería, el tertuliadero con  las primeras sillas  de odontología 

Seguimos el relato apasionado  de nuestro  anfitrión para ingresar a la barbería  que era el tertuliadero de los pueblos, un sitio que el construyó al estilo  de aquellas primeras peluquerías y hoy,  salas de belleza, contándonos con mucha gracia como en estos pueblos lejanos  en el tiempo,  hubo las primeras sillas adaptadas para el servicio odontológico, que de pronto ante un terrible y agobiante dolor  de muela y  la  ausencia de un profesional de los dientes,  tocaba utilizarlas, eso sin, con buen alcohol, y una abundante colección de historietas de kalimán y  El Santo, entre otros héroes del papel, con los que además de relajar y distraer del filo cortante  de la navaja,  se  hacían una buenas sesiones de lectura.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 32
Chuchú sentado  en una de la sillas de  la barbería que el recreó.

Neveras  sin energía

Neveras que conservaban carnes y alimentos sin energía y más que amigables con el medio ambiente,  eran las tinajas de barro cocido que había en aquella época y que cumplían el mejor papel de refrigeración, como lo muestra Chuchú en su choza.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 33
Tinaja de barro.

Imágenes que traen el pasado al presente

La magia de Chuchú   trae del pasado imágenes  que perduran en el tiempo el recuerdo de quienes han hecho con su paso la historia de cada población vallecaucana. Contando como anécdota como el primer sastre  del pueblo era un conservador que   le hacía los pantalones a su abuelo que era liberal, en aquella época de fanatismos e intolerancia partidista.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 34
Dibujo a lapicero  del hijo del primer sastre Juan Alberto Vergara, de autoría de Chuchú.

A orilla del río comienza todo

La  historia de Santa Elena comienza a orillas del rio con los antiguos esclavos que hacen caminitos que se va salpicando de casitas de colores, como si fueran pinturas, después viene gente del norte y entra por la parte de El Cerrito y se asientan por San Isidro; allí empiezan  a hacer las catalanas que son como las primeras kermes y vienen las mingas en donde se reúnen todos los que estaban por allí regados, poniéndose de acuerdo para hacer una comida comunitaria y empezar a construir cada casa, según relata Chuchú.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 35
Rio  Amaime.

Un  lugar para la oración

Era usual que las grandes haciendas de esta época, siglo XIX tuvieran un lugar para la oración o capilla. Chuchú  rehace en su choza un lugar como los que había y se encuentra en la hacienda El Paraíso.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 36
Oratorio.

El patio de la casa

El patio de la casa era el lugar para refrescarse y también  reunirse  a conversar,  contar historias, sacar algún instrumento de cuerda para entonar canciones y al lado del jardín contemplar las flores y hasta extraer algo de agua del aljibe que había.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 37
Patio en la Choza de Chuchú.

El agua rodeaba las casas

Era usual que antes de ingresar a  las casas de las haciendas, estas  estuvieran rodeadas  por canales de agua que impedían el paso de insectos y  otros animales, garantizando además la frescura en sus interiores, de allí que hubiera pequeños puentes para su ingreso.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 38
Puente en la Choza de Chuchú.

Los retratos familiares en  las casas

Los retratos familiares en la sala de la casa   es una tradición que  tiende  a desaparecer y que Chuchú ha intentado  recuperar.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 39
Retrato familiar

Los japoneses y el Valle del Cauca 

En las primeras décadas del siglo XX llegó a Colombia una migración de japoneses, historia  que cuenta Chuchú al recordar su participación en la película de Carlos Palau “El Sueño del Paraíso”,  que trata de la inmigración de los japoneses al Valle del Cauca, que tuvo gran parte de su motivación en la novela “María” que llega a  las manos del  entonces estudiante de literatura Yuko Takeshima, que empieza a traducirla  con la ayuda de Isabel Sarmiento, hija de un hacendado, que conoce y que trabajaba en la embajada  colombiana  en el  Japón, comenzando una historia de amor que lo  conduce  a  viajar a Colombia en 1929 a buscar el Paraíso, trayendo tras de sí a  otros japoneses que con su conocimiento, maquinaria y técnica, fueron fundamentales  para el desarrollo agroindustrial del Valle del Cauca.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 40
Vestuario que Chuchú conserva de la película “El Sueño del Paraíso

La señora que casi muere de susto  

Caminando entre antigüedades que evocan el pasado inmediato de una región, son muchas las historias y anécdotas que nuestro anfitrión nos cuenta para las que  faltaría tiempo y espacio  dentro de este reportaje, entre ellas está la de una señora que  en uno de las visitas de grupos  que el recibe  en su casa museo, lo miraba insistentemente, a tal punto de dirigirse a él para hacerle una revelación. De acuerdo a la mujer, Chuchú,  había sido  casi responsable de que  perdiera su vida, cuando hacía algún tiempo en Palmira por la sede del antiguo Telecom, caminando   por la misma cera por donde iba   se encontró frente a frente con un  hombre  descalzo, de cabello largo, pantalón roto, morral de cabuya camisa roja y allí ante el tremendo susto de imaginarse su inminente asalto no lo pensó dos veces para lanzarse  a la mitad de la calle, en donde afortunadamente su ángel de la guarde estaba bien despierto y  los reflejos y  frenos del conductor respondieron  a tiempo.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 41
Un caballero fantasma del medioevo con su armadura,fue lo que nos pareció encontrarnos frente a frente en la Choza de Chuchú.Una donación de una antigüedad hecha por una dama.

Al final del relato se vino un fuerte abrazo que ella le dio a Chuchú quien por demás afirma  haber  sido con la pandemia uno de los más damnificados, pues según cuenta antes de la emergencia  sanitaria  recibía por lo menos  40 o 50 abrazos al día, eso sí con el beneplácito de su mujer, puntualiza riendo.

¿Por qué  Chuchú? 

No podía faltar la pregunta del por qué el nombre de “Chuchú”, inquietud a la que responde con su buen sentido del humor  y  rostro sonriente, afirmando  que fue afortunado al encontrarse en su etapa escolar en  medio de careplacenta, caretarro, aborto de mico, moco seco, trompa de Chucha ,tripa amarga y según dice lo del apodo comenzó por una cajita de colores.

 

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 42
Un espacio para recordar la historia de la fotografía y el cine en la Choza de Chuchú.

¿Cómo empezó  su Choza ?

Continuando el relato, refiere como en el año 1991 cuando vivía en Bogotá regresó  por aquel entonces a su tierra y empezó  a mirar con mucha preocupación que su pueblo estaba desapareciendo con sus costumbres, mitos, leyendas, tradiciones y hasta con su propia arquitectura, pues  la gente, usando sus palabras,  “había empezado a tumbar aquella “coquetería” de puertas y ventanas con balcones que miraban todos a la plaza cambiándolos  por cortinas de hierro” y por esa misma época empezó a recoger puertas, ventanas e historias y hace 26 años cuando nació su hijo Nicolás,  tuvo  la necesidad  de tener su propio techo  y fue así que con cuatro guaduas y  barro, empieza a  construir, muy convencido que tenía un  compromiso con su Santa Elena, como   era recuperar su memoria, su  historia y herencia cultural.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 43

A todas partes  descalzo

En él momento que Chuchú descubre que tiene mil sensaciones y cosquillas en los pies, se da cuenta que él tiene derecho a sentir con ellos y que por el contrario, “sus zapatos  son el estorbo  que ha puesto a cada pie”, de allí su decisión de  ir a toda parte descalzo y aquí viene, de acuerdo a sus palabras, “el tema que la gente despierte consciencia  que  cada persona no vale por la marca de sus zapatos, camisa o pantalón, sino por lo que lo que tiene  en su cabeza”, y según afirma, “es el pensamiento de cada uno el  que se tiene que superar, más que la marca de unos zapatos o camisa”, concluye.

Valle del Cauca 111 y más,Chuchú en  su choza descubre sus historias 44

Entrevista y fotos:Marco Antonio Reyes.

Marco Antonio Reyes
Marco Antonio Reyes es el editor de la Revista Imagen De Los Vallecaucanos Región Pacífico y de su portal en internet, periodista con una formación académica en el área de la educación, de las humanidades y una preparación en el campo de la comunicación humana aplicada en los medios de comunicación, ha desarrollado en varios años un laboratorio experiencial por medio de un trabajo continuado con diferentes comunidades y grupos sociales en Colombia, logrando obtener un patrón metodológico altamente efectivo en procesos organizacionales,cumpliendo con el objetivo de crear puentes comunicantes a partir del ejercicio informativo.