Las Conchitas en Tuluá, 85 años de oración, servicio y entrega por amor

Categoría TULUA por

Hace 85 años, un 30 de octubre  de 1933  llegaron a Tuluá 13 religiosas, ocho con voto solemne y cinco postulantes provenientes  de distintas regiones como Cundinamarca, Boyacá y Antioquia, para constituir la comunidad de la Orden de la Inmaculada Concepción, conocidas en esta  ciudad con el apelativo afectuoso de Las Conchitas y quienes  a partir de este momento entraron a hacer parte fundamental del imaginario ciudadano, convirtiéndose en un referente de servicio  a la sociedad como un pilar de la fe cristiana católica  que se fortalece entorno  a la oración contemplativa que le da su razón de ser a este experiencia de vida en comunidad, que tiene algo más  de 400 años de existencia en el país.

Foto.Monasterio comunidad hermanas concepcionistas en Tuluá.

De acuerdo a los historiadores locales,  con la ayuda del nuncio de la época, Paolo Giové, los Franciscanos venden el predio de su propiedad  a las Concepcionistas por siete mil pesos, en razón que su propósito era construir un colegio y el sitio de la calle 29 con carrera 27 no les era lo suficientemente grande.

Las hermanas de vida consagrada  llegaron por tren, según está documentado, la ciudad las recibió con gran entusiasmo, celebrando  una eucaristía especial en el templo de San Bartolomé  con la presencia de las autoridades civiles y eclesiásticas, trasladándose de inmediato a la casa que  era un convento de los padres Franciscanos.

Sor Ernestina,superiora de la comunidad al interior del monasterio.

La primera obra desarrollada desde el mismo día que llegaron las primeras monjas fue la apertura de un sagrario para el Santísimo, estableciéndose a partir de entonces como un santuario de oración perpetua.

A partir de entonces las religiosas concepcionistas iniciaron un proceso de sostenimiento del monasterio, observado siempre sus votos de estricta clausura con dedicación especial a la oración contemplativa.

Sor Cristina en el jardín.Foto de archivo años atrás.

“Las hermanas de vida consagrada  llegaron por tren, según está documentado, la ciudad las recibió con gran entusiasmo, celebrando  una eucaristía especial en el templo de San Bartolomé  con la presencia de las autoridades civiles y eclesiásticas, trasladándose de inmediato a la casa que  era un convento de los padres Franciscanos”.

Foto histórica. Algunas de las  primeras hermanas concepcionistas

No obstante, el mantenimiento del claustro requería recursos económicos, por lo que seempezaron a idear actividades que dejaran recursos, de forma tal quelas hermanas concepcionistas comenzaron a  elaborar hostias para las parroquias de esta jurisdicción eclesiástica, complementando con trabajos de arte litúrgico y restauración,  como la mantelería para los altares, los ornamentos litúrgicos y la restauración de imágenes, como también la elaboración  de productos de  panadería junto al almacén en donde se venden artículos religiosos. Actividades  con las que ellas  tratan de sostenerse  en razón que los monasterios deben  ser autosuficientes.

Algo de su historia

La Orden de la Inmaculada Concepción  fue fundada en España en 1484 por Santa Beatriz de Silva, una joven portuguesa que creció como dama de honor de la reina Isabel de Portugal, refiriendo  la historia que en una revelación de la virgen, esta le pidió que fundara una orden que le haga honor a su Inmaculada Concepción.

Al país  la comunidad ingresó por por Pasto hace 425 años, siendo primero fundadas  congregaciones  en México y Ecuador.

Editor de la Revista Imagen De Los Vallecaucanos Región Pacífico y de su portal en internet,con una formación académica en el area de la educación, de las humanidades y una preparación en el campo de la comunicación humana aplicada en los medios de comunicación, ha desarrollado en varios años un laboratorio experiencial por medio de un trabajo continuado con diferentes comunidades y grupos sociales en Colombia, logrando obtener un patrón metodológico altamente efectivo en procesos organizacionales,cumpliendo con el objetivo de crear puentes comunicantes a partir del ejercicio informativo.